viernes, 22 de abril de 2011

Día Mundial de la Tierra...

CARTA DE LA TIERRA
Valores y Principios para un Futuro Sostenible

Preámbulo
Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez mas interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.
La Tierra, nuestro hogar
La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado.
La situación global
Los patrones dominantes de producción y consumo están causando devastación ambiental, agotamiento de recursos y una extinción masiva de especies. Las comunidades están siendo destruidas. Los beneficios del desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres se está ensanchando. La injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos violentos se manifiestan por doquier y son la causa de grandes sufrimientos. Un aumento sin precedentes de la población humana ha sobrecargado los sistemas ecológicos y sociales. Los fundamentos de la seguridad global están siendo amenazados. Estas tendencias son peligrosas, pero no inevitables.
Los retos venideros
La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida. Se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y forma de vida. Debemos darnos cuenta de que, una vez satisfechas las necesidades básicas, el desarrollo humano se refiere primordialmente a ser más, no a tener más. Poseemos el conocimiento y la tecnología necesarios para proveer a todos y para reducir nuestros impactos sobre el medio ambiente. El surgimiento de una sociedad civil global, está creando nuevas oportunidades para construir un mundo democrático y humanitario. Nuestros retos ambientales, económicos, políticos, sociales y espirituales, están interrelacionados y juntos podemos proponer y concretar soluciones comprensivas.
Responsabilidad Universal
Para llevar a cabo estas aspiraciones, debemos tomar la decisión de vivir de acuerdo con un sentido de responsabilidad universal, identificándonos con toda la comunidad terrestre, al igual que con nuestras comunidades locales. Somos ciudadanos de diferentes naciones y de un solo mundo al mismo tiempo, en donde los ámbitos local y global, se encuentran estrechamente vinculados. Todos compartimos una responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de la familia humana y del mundo viviente en su amplitud. El espíritu de solidaridad humana y de afinidad con toda la vida se fortalece cuando vivimos con reverencia ante el misterio del ser, con gratitud por el regalo de la vida y con humildad con respecto al lugar que ocupa el ser humano en la naturaleza.

Necesitamos urgentemente una visión compartida sobre los valores básicos que brinden un fundamento ético para la comunidad mundial emergente. Por lo tanto, juntos y con una gran esperanza, afirmamos los siguientes principios interdependientes, para una forma de vida sostenible, como un fundamento común mediante el cual se deberá guiar y valorar la conducta de las personas, organizaciones, empresas, gobiernos e instituciones transnacionales.

(Esta información está recogida íntegramente de la red)

Para quienes estéis interesados en leer el contenido de la carta completa, aquí os dejo el enclace.
http://es.wikipedia.org/wiki/Carta_de_la_Tierra
La podréis leer también con sólo teclear en el Google "Carta de la Tierra"

- Yo acompaño esta carta con un poema mío, como pequeño homenaje a esa Tierra que tanto nos ofrece -
¡Dios Te Salve… Tierra!
Que Dios te salve… Tierra,
reducto generoso
que acoges nuestra estancia
sin rentas ni tributos.

Que Dios te salve… Tierra,
y nos salve a nosotros
antes que nos aplaste
tu furia contenida.

Que Dios te salve… Tierra,
que perdone las deudas
que contra tu legado
hayamos contraído.

Que Dios te salve… Tierra,
y nos libre del fin
antes que se haga tarde
hasta para salvarnos.

4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo, amiga mía. Pero para conseguir tal cosa es preciso una revolución social que elimine el sistema actual basado en el mercado por otro que dé prioridad al ser humano y su entorno, y tal, es cosa difícil. Hace unas semanas colgué un vídeo en mi blog titulado, Severn Suzuki, la niña que enmudeció al mundo. Puedes verlo en las viejas entradas de mi blog, es admirable y viene a decir lo mismo que dices tú, pero en la ONU, cuando tenía solo trece años. Hoy hemos avanzado muy poco después de aquel discurso por los intereses de muchas multinacionales que anteponen el beneficio económico al interés humano en esa ceguera que les proporciona la avaricia. ¡En fin!, sigamos luchando por ese mundo mejor.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Carlos, ante todo...¡Bienvenido al blog, y gracias por tu lectura y tu comentario!
    Yo también estoy totalmente de acuerdo con tu exposición, y después de leer completa esa carta que por cierto desconocía, no puedo evitar pensar que pretender íntegramente su finalidad es en cierto modo luchar por una utopía y que estamos a años luz de comnseguirlo, porque como bien dices,habría que hacer un cambio estructural a todos los niveles, y mucho me temo, que con lo que tenemos encima, con intentar resolver la crisis, tengamos bastante, al menos de momento.
    La carta no es mía, es un texto que recoge Internet y que está elaborada precisamente para remover conciencias, porque aunque es verdad que no se pueda llevar a cabo, no está de más recordarlo, y cuando menos, sirve para hacer valer la intención, aunque sólo sea eso. "Mientras el mundo camine sobre el vértice de un error, al menos sabrá que puede desplomarse en cualquier momento" (La frase sí es mía... jajaja)

    Un abrazo, amigo, y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien que haya gente comprometida a ayudar! Es muy importante ser conscientes de lo que está sucediendo en nuestro planeta, por eso en 2002 nos pusimos a eco-dieta; mejorando la eficiencia de las plantas, utilizando nuevas opciones tecnológicas y sacando provecho de las compensaciones de emisiones.http://bit.ly/cPQXWo

    ResponderEliminar
  4. Hola Ben and Jerrys... Gracias por venir al blog y por dejar tu comentario.
    Mi compromiso es serio, pero limitado a mis posibilidades. Colaboro a nivel personal en la medida que puedo, como mucha gente afortunadamente, pero me temo que es insuficiente.
    Esa carta no la he escrito yo: está recogia de la red. Soy sólo un grano de arena como muchos otros, intentando construír una montaña... nada más.

    Un saludo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar